Communicado del movimiento 20 de febrero

EL MOVIMIENTO 20 DE FEBRERO (MARRUECOS) sigue dándonos ejemplo de lucha y compromiso en unas condiciones difíciles y realmente complicadas. Existe también fuera del país, en lugares de exilio desde donde muchos maroquíes quieren ayudar al cambio político y social de una tierra regida por un rey depredador.

COMUNICADO : El movimiento 20 de febrero en Suiza, que celebró una reunión el 14 de abril de 2012, en la que se llevó a cabo una evaluación completa y detallada de los catorce meses de movilización que llevan los ciudadanos, a través de sus diversos componentes y sensibilidades, en diferentes ciudades, para lograr el establecimiento de un verdadero estado democrático en Marruecos, sobre la bases de sus legítimas reivindicaciones,Comunica lo siguiente:A pesar de la gran campaña de marketing orquestada por las cajas de resonancia del palacio en torno al discurso del 9 de marzo, éste nunca ha estado inspirado por la sabiduría, el deseo de atender a las demandas del pueblo marroquí, o el deseo del rey de modificar sus poderes en beneficio de una verdadera monarquía parlamentaria.Los acontecimientos de estos últimos meses, así como las operaciones reales dejan, al contrario, entrever claramente que se trata en realidad de una estratagema nueva dictada por el instinto de supervivencia del régimen y su deseo de ofrecer garantías a la comunidad internacional, quien, con los ojos puestos en la revolución de los jazmines y la primavera árabe, exige las reformas estructurales necesarias.

Lejos de las demandas del movimiento 20 de febrero y sus propuestas, la monarquía ha procedido, como es habitual en el último medio siglo, a una reforma constitucional tramada por personas adscritas a su causa y sus teorías absolutistas y, pretendiendo de nuevo disimular los poderes del rey, en ciertos artículos, restableciéndoles después a través de otros.A pesar de las manifestaciones que han continuado y las protestas de los grupos de movimientos sociales, políticos o simples ciudadanos, la pérdida ha sido finalizada con un referéndum constitucional, que a pesar de la abstención de la inmensa mayoría de la población, el régimen ha hecho pasar por un plebiscito personal sobre el rey.Y las elecciones legislativas se celebraron en las mismas condiciones de abstención, lo que distorsiona los resultados.En cien días de reinado, el nuevo gobierno dominado por los islamistas del PJD, no ha derogado el poder casi genético alauita para castigar a sus oponentes. El número de heridos víctimas de la brutal represión de las fuerzas del orden y las detenciones y los juicios injustos de los activistas del 20 de febrero, cuyo jefe del gobierno, entonces en campaña, dijo que tenían derecho a manifestarse pacíficamente, por sus derechos, se han acelerado.

El Sr. Benkirane parece haber olvidado todas sus promesas de reparar, combatir o poner fin a las injusticias, la corrupción. Hasta el derecho de huelga está, hoy, en cuestión.La publicación del libro de Amar y Jean-Pierre Turquoi, « Paris-Marrakech », tras el libro escrito por Catherine Graciet y Lawrence, Eric, « El rey depredador  » tiene el mérito de tomar el relevo y condensar todo lo que el pueblo marroquí ya sabía acerca de la práctica del régimen marroquí y los de Mohamed VI, su familia, parientes y colegas.

La revelación, en el primer libro, de las conexiones, amistades y la connivencia culpable del régimen marroquí con los políticos y las multinacionales francesas, y en relación con el segundo libro, la naturaleza depredadora y corrupta, nepotista y brutal de la monarquía marroquí, ambos libros parecen haber acabado definitivamente de crispar al nuevo gobierno y el de la sombra, lo que confirma el papel exclusivo en el que ellos se reivindican desde el primer día, como defensores de la monarquía.La represión que ha ido creciendo desde entonces, refleja esta tendencia.

El Movimiento del 20 de febrero de Suiza expresa su más profunda indignación por los abusos cometidos por la policía contra los ciudadanos que se manifestaban pacíficamente de forma autorizada (marchas, huelgas).El movimiento da su apoyo incondicional a todas las víctimas de la represión y denuncia las condiciones en que son detenidos, sin excepción, todos los que pertenecen como militantes al movimiento 20 de febrero movimientos alternativos por las libertades individuales (Malí), los los movimientos feministas, movimientos amazigh, movimientos saharauis, los movimientos islamistas o de otros movimientos ciudadanos opuestos al despotismo.

El movimiento del 20 de febrero de Suiza se indigna contra las numerosas injusticias y la discriminación que siguen afectando a las mujeres marroquíes y la utilización de la religión y la ignorancia para mantenerlas en su condición de ciudadanas menores de edad. Denuncia, en especial, el artículo 475, que reconoce a los violadores que se casan con sus víctimas, dando a los criminales una señal de impunidad total.El movimiento recuerda la urgencia de salvar a los veintisiete activistas, que , poniendo en riesgo su salud, y su vida, están haciendo una huelga de hambre, sin que la justicia marroquí se haya dignado, a día de hoy, revisar las condiciones de su detención y su juicio, o llevado a cabo investigaciones sobre las constantes denuncias y acusaciones de las atrocidades cometidas contra ellos por la policía durante los interrogatorios o por sus captores, incluso en sus celdas.El movimiento añade, finalmente, con fuerza, que el conjunto de sus reivindicaciones hasta la fecha, contrariamente a lo que se dice, nunca ha sido satisfecho:

– La disolución del Parlamento, la renuncia del gobierno y la elección por sufragio universal de una asamblea constituyente encargada de redactar una nueva constitución democrática, sometida a referéndum popular y garantizar la separación de poderes, la independencia de la justicia, al final de cualquier sacralidad, el reconocimiento del tamazight como lengua oficial del país, como es el árabe, mayor autonomía regional en la gestión de su economía, su seguridad, presupuesto y políticas, el reconocimiento al derecho a manifestarse, la libertad de expresión, la libertad de prensa, la libertad de asociación, libertad de empresa, libertad de creación artística, la libertad de opinión, libertad de culto, libertad de conciencia y la igualdad entre ambos sexos.

– La búsqueda, detención y enjuiciamiento de los responsables de crímenes violentos, desapariciones y actos de tortura contra ciudadanos marroquíes, en las últimas cinco décadas.

– La búsqueda, detención y su entrega a la justicia todos los implicados en delitos económicos, ya sea el saqueo de la riqueza y patrimonio nacional, malversación de fondos públicos, la fuga de capitales o el blanqueo de fondos procedentes de estas actividades y la restitución de bienes robados y los fondos robados al tesoro público.

– La liberación de todos los presos políticos, por opinión o creencias, el abandono de todos los cargos y los cargos en su contra y la rehabilitación de todos aquellos que han sido procesados ilegal o injustamente, la compensación e indemnización de sus familias por el sufrimiento que han tenido que soportar.

– El fin de la represión y el uso de la fuerza pública en contra de los ciudadanos que se manifiestan pacíficamente y su retorno a la tarea primordial de garantizar el orden y la seguridad y proporcionar apoyo y asistencia a los ciudadanos sin distinción, cualquiera sea su origen y su lugar en la sociedad marroquí.

– La abolición de las leyes promulgadas para legitimar los excesos y abusos de las autoridades de seguridad, como la ley contra el terrorismo.

– El fin de los privilegios, la impunidad y la falta de rendición de cuentas por el jefe de Estado, los miembros del gobierno y las élites políticas.

– La abolición de la Carta Nacional de Educación, Formación y el programa de emergencia.

Ante el desprecio mostrado por el gobierno marroquí, el movimiento decide continuar la lucha, hasta la satisfacción de todas sus alegaciones, y adopta las siguientes decisiones:

– La comunicación, por todos los medios y en la mayor medida posible, a nivel internacional, para denunciar el régimen marroquí por la represión, la injusticia, el enriquecimiento ilícito del rey, su familia y los comprometidos con el Estado, a expensas de la prosperidad y el desarrollo del país y sus ciudadanos:

– Establecimiento de una unidad de seguimiento encargada de recopilar y divulgar, en forma impresa, audiovisual y en los medios de comunicación electrónicos y de los organismos internacionales para la defensa de los derechos humanos, organizaciones no gubernamentales, políticos, gobiernos y grupos de presión extranjeros, toda información que pueda ilustrar a la comunidad internacional sobre la realidad del régimen marroquí y las atrocidades que llevaron en contra de nuestros compatriotas con su policía y la justicia.

– Creación, a corto plazo, de una organización no gubernamental que se dedique a la observación de la situación de los derechos humanos en Marruecos y la defensa de los intereses de sus ciudadanos, víctimas de la maquinaria judicial del régimen marroquí, la denuncia de los responsables de los abusos, la corrupción y el saqueo económico con los foros internacionales pertinentes.

– El nombramiento del Sr. Ahmed Benani como portavoz del movimiento para el oeste de Suiza y Kacem El Ghazali para la Suiza de idioma alemán.

En Lausana 18 de abril 2012

Traduit du français par Mª Antonia Del Toro

Publicités
Cet article, publié dans Uncategorized, est tagué . Ajoutez ce permalien à vos favoris.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s